viernes, 24 de septiembre de 2010

Carta abierta a mi misma (aunque aquel se enfade)

23 de septiembre del 2010.
6:38 AM

Yo sé que no soy perfecta. Nunca lo he sido; nunca me lo he creído. He intentado hacer las cosas bien dentro de mis limites humanos e imperfectos. He fallado en algunos, he logrado salir victoriosa en otros, pero siempre aprendo de ambos resultados. Eso es lo que me hace ser diferente.

Cuando fallo, cuando cometo un error, cuando me equivoco, trato siempre de aceptar con valentía y determinación ese resultado. Hay veces que me causa dolor o vergüenza o ambos, pero siempre mantengo mi frente en alto y sigo adelante. Si entiendo que es necesario, vuelvo a intentarlo otra vez. De lo contrario sigo mi rumbo.

Si tengo que pedir disculpas o perdón lo hago. El arrepentimiento sincero y el reconocimiento de haber fallado o cometido una equivocación siempre es digno de admiración y respeto. Que la gente pueda decir “ella es valiente" para mi ya es una victoria, a pesar de haber fracasado.

Y en el amor no es la excepción. Es ahí donde más veces me he equivocado, pero nunca dejo de intentarlo. Duele mucho perder a quien se ama por una estupidez o por que no supieron superar una diferencia, o por que no quiso, una de las dos partes, olvidar el pasado de la otra; ese pasado al que nunca –ni en su más remoto y loco sueño- perteneció.

Y que quiera ser “perfecto” sin ver los errores que va cometiendo a su paso, inclusive cuando le dicen que los está cometiendo, duele; que te exija algo que no puede cumplirse a si mismo también duele.

He sido pecadora muchos años de mi vida... y me arrepiento de todo ello y pido perdón a quienes lastimé, aunque ellos y ellas no me escuchen o no lo sepan... Pido perdón por el dolor que les causé, por la ausencia a la que les condené, por las horas de soledad o falta de sueño que experimentaron... pido perdón.

No quise causar dolor a nadie con mi actitud, con mi acción. Fui yo la única lastimada en este proceso... El dolor de aquellos años lo pagué durante estos últimos meses con mis lágrimas ante la perdida del amor.

Hoy hago público ese reconocimiento de las cosas que hice aunque no diga exactamente que fue lo que hice ni con quien. Aquí la única protagonista soy yo. Todos los demás son personajes fantasmagóricos que ya habitan en los recónditos espacios desérticos de mi olvidado pasado... Dejaron de existir y de tener identidad propia hace mucho... Olvidé sus nombres y sus historias.

Solo yo estoy viva, pues el dolor que siento en mi pecho y el ardor de mis mejillas al bajar las calientes lágrimas por ellas, me recuerdan que lo estoy. Solo yo soy protagonista y antagonista de mi propia novela de vida... nadie más; ni si quiera ese por quien lloré. Aquel que me lastimó tampoco... Mi ayer desapareció cuando abrí mis ojos al hoy en el que me encuentro. 

Estoy decidida a ser mejor persona cada día. Quiero enmendar mi vida tratando de no repetir los errores del pasado. Quiero ser feliz conmigo misma para ser más feliz con los demás. Quiero no olvidar que soy yo la única que puede resolver mis problemas y mis cosas... no depender de nadie para vivir. Quiero volver a entregarme al amor... ya sea aquel que perdí ayer, o uno nuevo que llegue en un mañana no muy lejano.

Quiero decir: "yo gané", aunque lo haya perdido todo, pues si lo perdí es que no lo necesito... al menos no por ahora.

Dicen que recordar es vivir, pero hay veces que es preciso, necesario, olvidar... Yo recuerdo muy bien lo que hice para no volver a cometer un error, o para repetir los procesos si tuve éxito.

(... una pausa extendida por el llanto se abre en este espacio.)

8:00 AM
Vuelven las lágrimas a rodar por mis mejillas al recordar los momentos felices que tuve en mi cercano ayer... y también aquellos días tristes que viví; y recordé a mi abuela materna, a quien perdí un día como ayer hace ya 26 años más o menos... y la extraño.

Y di Gracias a Dios por haberme escuchado y respondido a mi suplica tan pronto... y también le agradecí por el dolor y la alegría que sentía en ese momento... El dolor de la separación, de la pérdida del amor y la alegría de saber que mis lágrimas y mis pensamientos, inclusive, hasta el beso que quise posar en sus labios anoche, lo hicieron amanecer pensando en mi y me escribió, tal y como le pedí a Dios "aunque fuera un insulto".

No profirió palabra insultante, solo preguntó cuando iría hasta su pueblo... y conversamos mediante mensajes un rato... Me alegró la mañana... aunque haya llorado. Llorar también es motivo de alegría, y "cuando tenemos un motivo de alegría, tenemos un motivo para dar gracias"... y yo las di, a Dios y a él.

Lo amo, y no me importa que el mundo diga que estoy mal, y que debo olvidarlo, y secarme las lágrimas ,y decir basta, y sacudirme de ese dolor, y maquillarme y arreglarme y volver a salir a la calle... lo amo y lo perdono.

Su error servirá para valorarme más aun, pues le dejo demostrado la clase de mujer que soy, que si sé perdonar, y que no soy lo que él piensa y que quiero lo mejor para él. El dijo que no me merecía, que el no era bueno, que yo era muy buena para él. Todos me dicen lo mismo... y yo digo que lo amo y que si él viene arrepentido, cabizbajo y me pide perdón y le pide perdón a los que sufrieron con mi sufrimiento, yo vuelvo a decirle "te perdoné hace tiempo, pero tu no te diste cuenta"... y abriré mis brazos y lo acurrucaré en mi pecho para calmar su llanto y su dolor.

Yo sé que él me ama... se que siente temor, se que tiene mucho dolor y quizás coraje... pero todas esas emociones vienen de un mismo lugar... su corazón.

Yo no he perdido nada; yo gané. Gané al saber que puedo ser firme en mi palabra. Gané al reconocer valientemente mis errores. Gané al vivir tantas cosas hermosas a su lado. Gané al saber que puedo llegar tan bajo como llegué y levantarme airosa. Gané al pedir perdón a quien no he lastimado; gané al perdonar a quien me lastimó. Gané también al decirle a aquella "no tengo coraje contigo" a pesar de causarme tanto dolor. Gané al demostrarle al mundo que también se perder...

Gané muchas vivencias y experiencias a su lado, que nadie me podrá quitar...

Y volveré a ganar... Ganaré ese amor pronto, como que me llamo María Irene Torres Feliciano.

Así me ayude Dios.

8:19 AM

PD: Happy Birthday Tanny!!! mi sobrino bello!!

1 comentario:

Anónimo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.